lunes, 26 de agosto de 2013

Pacific Rim: Monstruos apocalípticos

Pacific Rim o Titanes del Pacífico, en un futuro cercano, la humanidad es asediada por los "Kaijus", monstruos colosales (japoneses) que emergen desde un portal inter-dimensional que se encuentra en el fondo del Océano Pacífico para destruir a la raza humana. Para combatirlos, son creados los "Jaegers", máquinas de guerra humanoides que tiene que ser pilotados por dos personas para sobrellevar la inmensa carga mental que conlleva el manipular estas sofisticadas máquinas. Al poco tiempo de haber sido implementados, los Jaegers demuestran tener éxito. A pesar de que los Jaegers son efectivos, los Kaijus se vuelven más frecuentes y poderosos.
En el año 2020, los hermanos Yanci Becket y Raleigh Becket se disponen a eliminar a un Kaiju en su Jaeger "Gipsy Danger", pero este destruye su máquina y mata a Yanci, dejando a Raleigh mal herido. Ya en el año 2025, los gobiernos han descontinuado el proyecto Jaeger y deciden construir murallas costeras masivas para proteger a las ciudades de los Kaijus. Los cuatro Jaegers restantes son llevados a Hong Kong para proteger la costa hasta que la muralla sea construida. El Mariscal Stacker Pentecost, comandante de las fuerzas Jaeger crea un plan para acabar la guerra usando una cabeza nuclear para destruir el portal. Pentecost se pone en contacto con Raleigh Becket, ahora un piloto retirado que trabaja en la construcción de la muralla de Alaska, y le convence de regresar y pilotar a Gipsy Danger, el Jaeger que él y su hermano pilotaron. Llegando a Hong Kong, Raleigh se enfrenta a potenciales copilotos para encontrar al que tenga una fuerte conexión con él, ya que, mientras más fuerte sea la conexión, mejor será el rendimiento en combate. Sintiendo una fuerte conexión, Raleigh solicita que Mako Mori (Rinko Kikuchi) sea su copiloto. El Mariscal se opone, ya que Mako es su hija adoptiva, a quien salvó cuando era niña de un Kaiju que mató a su familia; aunque luego cambia de opinión, a sabiendas de que el deseo de Mako es el de ser piloto para vengarse. La prueba inicial del dúo casi termina en un desastre cuando Mako queda atrapada en el recuerdo del ataque del Kaiju durante su infancia. Inconscientemente, activa y casi dispara el cañón de plasma Gipsy Danger mientras se encontraba en el hangar. Poco después, los Jaegers restantes son asignados a una misión donde deben neutralizar un ataque Kaiju doble en Hong Kong. La defensa falla y dos Jaegers son destruidos por los Kaijus. El Mariscal manda a Raleigh y a Mako como última maniobra defensiva con Gipsy Danger. Mientras tanto, Newton Geiszler, un científico que estudia a los Kaijus, crea una máquina que le permite establecer una conexión mental con un pedazo de cerebro de estos. El experimento casi lo mata, pero descubre que los Kaijus no son bestias salvajes, sino máquinas de pelea enviadas para luchar por una raza de alienígenas conquistadores. Con la aprobación del Mariscal, Geiszler busca a Hannibal Chau, una figura reconocida en el tráfico de partes de Kaiju, en un intento por conseguir un cerebro intacto para así repetir el experimento, Chau deduce que los Kaijus están en Hong Kong buscando a Geiszler, cuyas acciones han atraído su atención, ya que los Kaijus poseen una "mente colmena". Después de que Gipsy Danger mata a ambos Kaijus, Chau y su equipo se movilizan para conseguir las partes. Geiszler se da cuenta de que uno de los Kaijus está embarazado. El recién nacido sale sorpresivamente desde el interior de su madre y se traga a Chau antes de morir. Geiszler y su compañero Hermann Gottlieb se conectan con el cerebro intacto del bebé Kaiju y descubren que el portal solo se abrirá con o para una de las bestias. Los dos Jaegers restantes se unen para ejecutar el plan de destruir el portal con un arma Termo-Nuclear. El Mariscal copilota el Jaeger que lleva la cabeza nuclear, pero se ve obligado a detonar forzosamente, sacrificándose para destruir a los poderosos Kaijus que protegían el portal. Raleigh y Mako planean utilizar el Gipsy Danger como bomba, debido a que este posee un reactor, así que se aferran a otro Kaiju y lo usan para entrar al portal. Con el oxígeno acabándose, Raleigh expulsa a Mako e inicia la secuencia de sobrecarga del reactor para luego expulsarse a sí mismo. El centro nuclear detona, destruyendo a los alienígenas conquistadores y destruyendo el portal.

No hay comentarios: